¿Cuáles son los principales residuos que se reciclan?

¿Aún no conoces los materiales reciclables más comunes y cómo separarlos? ¿Te sigue resultando confusa la tarea de separar envases? No te preocupes más, hoy desde DOLY te contamos cómo tratar la basura diaria. ¡El arte de reciclar es algo que todos debemos aprender y poner en práctica cuanto antes! ¡Vamos a ello!

Basura orgánica: Cuando hablamos de materia orgánica nos referimos a todos los residuos o desechos que generamos a partir de algo de origen biológico. Así, siempre debemos tener en mente que se trata de material “relativo o perteneciente a un organismo vivo”. Restos de alimentos, restos de plantas o arbustos, desechos corporales de animales y humanos, etc.

Papel y cartón: Reciclando estos materiales evitamos que se corten y talen árboles, puesto que ese es su lugar de origen. Periódicos, cajas de cartón, publicidad, hueveras, papel de envoltorio, etc. Elimina elementos extraños como las grapas o los plásticos que puedan contener y deja todo en su correspondiente contenedor. (Siempre en cajas de cartón o bolsas de papel)

Metales y chatarra: No va a ser necesario un recipiente para esto puesto que en el entorno doméstico no se genera gran cantidad de estos residuos. No obstante, es importante tener en cuenta cuales son: el latón, el plomo, el cobre, y el aluminio, entre otros. Cables eléctricos, material de fontanería, tuberías, etc. ¡existen puntos de recogida de estos materiales y cada ciudad!

Pinturas y aceite: Contienen materiales tóxicos y peligrosos para el hombre, por este motivo, es importante separar de las pinturas y aceites productos como: aerosoles, esmaltes, aguarrás, tintes o protectores de madera.

(El aceite se debe llevar a los puntos de generación que existan en cada zona geográfica, para una vez allí, ser tratados de la forma más adecuada y precisa según categoría.)

Plásticos: El reciclaje de plásticos ayuda a reducir residuos disminuyendo su impacto e influencia en el medio ambiente. Además, se reduce el consumo de petróleo, un bien escaso a nivel mundial. La categoría de los plásticos no solo abarca envases y embalajes como pueden ser las botellas de refrescos, tapas o envases de productos. También hablamos de plásticos en bienes duraderos como un mueble o un electrodoméstico, y en bienes efímeros de uso inmediato como un pañal o una bolsa de basura. ¡tenlos todos en cuenta a la hora de reciclar!

Pilas y baterías: Contienen metales muy tóxicos y peligrosos para el planeta, por eso, es tan importante saber que las pilas y baterías gastadas que no son recargables se deben llevar a los contenedores especiales para la recogida de estos productos.

Vidrios: Todos entendemos de qué se trata: tarros, botellas y envases que debemos depositar en los recipientes de color verde. Existen numerosos beneficios en el reciclaje del vidrio, como, la no extracción de materias primas o la disminución en el consumo de energía. Es importante para  su recogida, eliminar del vidrio objetos tales como tapones, alambres, etiquetas..., etc.

Textil: Lo hemos visto en múltiples ocasiones, la ropa de segunda mano se reutiliza en rastrillos de carácter benéfico, en tiendas y en contenedores especiales donde se puede recoger ropa y zapatos.

Existe actualmente una sobreproducción de textil, debido a los hábitos consumistas de la sociedad actual y la gran influencia de la moda. El problema es que luego no se sabe qué hacer todo ello y acaba tirándose, rompiendo la cadena natural de reciclaje selectivo. ¡Cambia el chip no solo a la hora de reciclar, sino también a la hora de comprar, elige el comercio justo y sostenible!

Medicamentos: Los restos de medicamentos y sus envases se reciclan a través del contenedor generalmente ubicado en las farmacias. Posteriormente, se someten a un proceso de separación y clasificación de y se reciclan los materiales de los envases, como papel, plásticos y cartón. ¡Puedes ir guardandolos en casa y llevarlos al punto de recogida cuando tengas suficientes!

Esperamos que te haya sido de gran ayuda nuestro post de hoy,  desde DOLY confiamos en que puedas llevar a cabo estas prácticas cuanto antes.

Y es que reciclar es ahorrar en energía, en materias primas, en recursos naturales y, además, en tiempo, dinero y esfuerzo. No dudes en hacer todo lo que esté en tus manos para proteger al planeta y causar el menor impacto en nuestros ecosistemas. ¡El tratamiento adecuado de los materiales tras ser utilizados es la clave para la recuperación y ralentización del problema que sufre la tierra!