Doly, hacer camino sin dejar huella

Design=Sustainability, responsabilidad sin renunciar a la moda

Sostenibilidad, ecología, comercio justo... es el auténtico lujo hoy. También la calidad y el diseño. En un momento en el que los consumidores disponen de tanta información, es necesario conjugar todos esos valores, ofrecer productos responsables y sostenibles y explicar al comprador el origen del producto, las condiciones en que se ha elaborado y si el proceso es, o no, respetuoso con el planeta.

Somos una marca que nace con la cultura de la protección al patrimonio medioambiental y el comercio honesto y consecuente. Nuestra filosofía está basada en los valores de ecología, sostenibilidad y compromiso.

 

Cada par de zapatillas Doly recicla hasta 22 botellas de plástico de 33 cl

Basamos nuestros procesos en el reciclaje y utilizazamos un material de origen que pasa por varios procesos y es modificado en su estructura hasta llegar a la zapatilla. Se trata del politereftalato de etileno, más conocido como PET, con el que se fabrican las botellas y uno de los plásticos más comunes junto con el polipropileno. El PET es el principal componente de estas zapatillas y, con cada par, se reciclan hasta 22 botellas de plástico de 33 cl.

En la actualidad, el consumo de plástico en el mundo es abusivo y el reciclado actual insuficiente. Su permanencia en el medio ambiente se está convirtiendo en un grave problema para la humanidad, ya que no se descompone y los microplásticos permanecen en el mar, el aire, los animales que consumimos y en multitud de productos cotidianos, para finalmente, terminar en nuestro organismo.

 

Promovemos un ciclo de vida circular para nuestras zapatillas, de forma que pueda recuperarse de nuevo tras su vida útil

En Doly nos hemos propuesto promover un ciclo de vida circular para nuestros productos. Por un lado, obtenemos el material base para fabricar la zapatilla reutilizando botellas de agua hechas en PET, pero el diseño se ha pensado para que el calzado se pueda desensamblar y recuperar las partes de PET sin mezclar con ningún pegamento. De esta forma, se puede volver a triturar y extruir para conseguir hilo reciclado con el que fabricar de nuevo zapatillas, cerrando así un círculo entre la materia prima y la vida útil del producto.

 

Tenemos en cuenta todas las variables que intervienen en el proceso de diseño y fabricación. Operamos dentro de los límites de la sostenibilidad ecológica y consideramos el ciclo de vida completo, desde el nacimiento del producto hasta su desaparición. Nos aseguramos de que el proceso de extracción de materias primas es sostenible y no tiene impacto medioambiental, social o económico, garantizando también un trato justo con los proveedores. Cuidamos de que, en el transporte, la mercancía viaje sin un consumo abusivo de energía y buscando la cercanía, para evitar el traslado largo de productos y evitar el impacto medioambiental. Por eso, Doly es una marca madrileña, que se manufactura íntegramente en España: la zapatilla se fabrica en Toledo y el hilo transformado de PET es de una empresa de Alicante. En la fabricación hemos conseguido que todos los procesos se gestionen de manera eficiente, registrando el consumo de energía y que los tratamientos no perturben al medio ambiente en ninguna de sus formas.

  

Doly, moda de calidad y diseño que cuida del planeta

Los fundadores de Doly hemos tenido, además de una idea de negocio, la firme convicción de que podíamos crear una empresa con la que colaborar para conseguir un mundo mejor; aunar unas metas profesionales con el deseo personal de cuidar el planeta. Con esa filosofía, hemos fundado una compañía comprometida con el medio ambiente con la que fabricar calzado sostenible con un estándar de calidad y diseño que compiten con los mejores del mercado de la moda.

 

Acabamos de lanzar nuestra primera línea de negocio, elaborada con material reciclado procedente de botellas de plástico que, a través de un proceso fascinante, se convierten en un hilo para desarrollar el tejido con que se han confeccionado ATLAS y GEA. Muy pronto, saldrá al mercado una nueva línea de calzado sostenible con materiales orgánicos y biodegradables con la que será aún más fácil cumplir nuestra petición: "Help us close the loop".