El reciclaje casero: la tendencia de los más urbanitas

Las ciudades europeas están más concienciadas que nunca en el reciclaje desde que la transición ecológica se ha convertido en un reto ineludible para todos y cada uno de nosotros. Así, las grandes ciudades deben estar a la altura de este cometido y trabajar en ello a diario, no solo a nivel colectivo sino también a nivel individual.

Desde DOLY lanzamos el desafío de crear un centro de reciclaje en el hogar que sea atractivo y funcional, con el objetivo de ser más ecológicos y sostenibles, cuidando nuestro planeta.  

Más aún, también nos centraremos en hacer que el proceso de recolección de basura sea fácil y eficiente para todos. Y es que el reciclaje, sin duda requiere un sobreesfuerzo al principio, hasta crear un hábito, y no todo el mundo está dispuesto a ello.

No obstante, si planificamos por adelantado y seguimos algunas pautas que explicaremos a continuación, no nos llevará tanto tiempo y tendrá consecuencias muy positivas en el medio ambiente. Solo con dos pasos conseguiremos producir un cambio significativo en el mundo.

Primer paso: aprende los reglamentos locales sobre qué se puede reciclar y cómo.

Primero la teoría, y luego la práctica. Es importante conocer qué tipo de elementos puedes reciclar y cómo presentar esos elementos. Es importante conocer los puntos limpios de tu barrio o ciudad y buscar el más cercano.

Y es que aunque existan reglas en común, cada municipio tiene sus propias normas y en algunas áreas, ciertos artículos se reciclan de forma obligatoria siendo en otras voluntarias.

Segundo paso: considera en qué lugar de tu hogar debes recolectar y almacenar artículos reciclables y que categorías quieres considerar según tu consumo.

Las principales categorías de artículos reciclables incluyen:

Papel y Cartón

Plástico

Vidrio

Sin duda alguna, necesitaremos distintos contenedores separados para cada uno de estos tipos de artículos. Es por eso, que tendremos que buscar una ubicación en la casa donde haya un espacio óptimo y elegir unos cubos atractivos, no demasiado grandes, y con sus correspondientes distintivos.

Los contenedores de apilamiento pueden ser una buena opción para ahorrar espacios.

Es importante tener en cuenta la periodicidad, esto definirá el tamaño de los contenedores, ya que podrían ser pequeños si la basura se elimina semanalmente de su hogar o por el contrario, tendrían que ser más grandes si el proceso se hace cada más tiempo.

Los materiales reciclables, especialmente aquellos que contenían alimentos, tienden a atraer plagas. Obviamente, debe enjuagar dichos recipientes antes de colocarlos en su contenedor de reciclaje. El material orgánico no debe mantenerse en la basura de casa demasiado tiempo, los olores también podrían ser un problema en este caso.

Existen ubicaciones idóneas para el almacenamiento a largo plazo de su reciclaje, como en el garaje, el sótano o un cobertizo de almacenamiento al aire libre que se podrían valorar si se cuenta con esa posibilidad.

Como vemos, es una actividad que no requiere de demasiado esfuerzo. Cubos de almacenamiento por colores y categorías y ganas de ayudar al planeta.

Lo cierto es que cada vez más hogares a nivel mundial se suman al proyecto, y cada vez más colectivos consideran la tarea del reciclaje una labor obligatoria.