Los proyectos de reciclaje más originales del mundo

Reciclar ya no es una opción, y es que hace tiempo que se han disparado todas las alarmas por el uso y abuso los recursos de nuestro planeta. El ser humano y su huella medio ambiental es un tema de extrema importancia y en el que debemos reeducarnos, procurando cambios de forma inmediata.

Así lo entiende y valora el nuevo mercado, que ya desde hace años  demanda una fuerte responsabilidad social corporativa. Diseños ecológicos, materiales naturales y sostenibles, y transparencia en los procesos de fabricación.

El mundo entero está involucrado en este proyecto de reciclaje, pero no todas las regiones del mundo lo reciben con la misma ilusión y consciencia.

Qué duda cabe, los países que más desechos generamos somos los conocidos como “desarrollados”. Unión Europea, EEUU, Canadá, Japón, Nueva Zelanda, etc. A continuación, nos sigue la zona de Asia Oriental y el Pacifico. América Latina y Caribe apenas generan residuos en términos comparativos. África subsahariana se lleva el premio, ocasionando el más leve impacto en el medio ambiente.

¿Y qué ocurre con España? ¿Qué espacio ocupamos en este ranking? nuestro país, lamentablemente, no figura en los Top Ten de los países que más reciclan. No obstante, el grado de conciencia ha aumentado drásticamente y, aunque quede un largo camino, vamos bien encaminados.

El reciclaje tiene mucho que ver con la educación, países como Canadá, Suiza o Alemania conviven con una fuerte cultura del reciclaje desde hace años. Sin embargo, países como Italia, Portugal o España, recién estamos cultivando este modelo de vida e integrando la necesidad de un mundo que necesita más cuidados que nunca.

“Se trata de observar los objetos no tan sólo por lo que son, sino también por lo que podrían llegar a ser. Generalmente una misma cosa puede ser considerada o examinada desde muchos aspectos, y a veces los puntos de vista menos obvios son los que se revelan como más útiles. Nunca está de más, cuando se ha entendido una cosa por lo que es, profundizar para ver qué otra cosa podría ser” Edward Bebono.

El problema de producción de residuos es grave y muchos países ya están muy concienciados sobre esto. Por esta razón, no paran de surgir proyectos innovadores de reciclaje a lo largo y ancho del planeta. Proyectos que, a través de un prisma original y creativo, procuran eficiencia. Veamos algunos ejemplos.


Bottle Bank Arcade:

Se trata de un proyecto que tiene como objetivo impulsar el cambio social a través del juego. Bottle Bank Arcade, transformó un punto de recogida de botellas en una máquina recreativa que requería botellas de plástico usadas como monedas para comenzar la partida. Estocolmo fue el escenario de este dinámico proyecto.

Home Sweet Home:

Una interesante fusión entre el diseñador Rosenbaum y el productor televisivo Luciano Huck, dieron origen a esta iniciativa que, tiene como objetivo, ayudar a familias sin recursos a reformar y adaptar sus viviendas. Hermosos jardines colgantes mediante la reconversión de botellas usadas fue uno de sus grandes éxitos. Y es que esta propuesta consigue una doble función: fomentar el reciclaje y ahorro económico. Esta vez, el marco fue Brasil.

Landfill Harmonic:

A falta de oportunidades, las creamos. Así opinan los artífices de este imaginativo proyecto. Un grupo de jóvenes paraguayos han decidido reciclar los desechos de su pequeño barrio de Cautera, un barrio construido sobre un vertedero. Crear instrumentos musicales ha sido su objetivo, consiguiendo no solo llevar a cabo del proyecto e inspirar un documental, sino demostrar que existen siempre alternativas inspiradas por la creatividad.

Así, vemos cómo desde diferentes lugares del mundo se lanzan y consagran propuestas con el valiente objetivo de mejorar la ecología. Cierto es, que muchas corporativas realizan estos proyectos con el objetivo de procurarse una buena imagen y aumentar sus ventas, pero otras, las más sensibilizadas, lo hacen desde la convicción de que el reciclaje es una necesidad actual y la sostenibilidad el mejor punto de partida.